Carta Liliana Fonseca

Lectora: Liliana Fonseca

Señor Esaú, le agradecería publicara este comentario en su gustado portal AF Medios, por ser un tema de interés público. Gracias y felicidades por el éxito de su medio.

Héctor Sánchez de la Madrid escribió esto el martes 4 de mayo:

“ADULADOR Pocos días atrás uno de mis mejores amigos tuvo el mal gusto de mostrarme un artículo de un excolaborador y examigo y yo cometí el error de leerlo; por eso, hasta ahora doy mi respuesta. No menciono su nombre, pues él no se atrevió a señalar a quiénes se refería: No recuerdo de quién es la frase de que “el adulador es un enemigo oculto”, pero cuán cierta es. Uno de ellos hace unos meses fue a refugiarse en la cueva del dinosaurio mayor, que tanto despreció y vilipendió durante décadas, y ante quien se arrastró para agradecerle el espacio negociado, en donde auguró que “a algunos críticos habituales del gobernador” (…) “no les satisfará nada de lo que haga a lo largo de su sexenio”, en una referencia cobarde a DIARIO DE COLIMA. A 6 meses y 4 días del inicio del mandato actual, hemos señalado dos o tres aciertos de la administración anguianista; es más, hoy lo hacemos. Si no ha habido más reconocimientos, es porque no los ha merecido; sin embargo, por el bien de Colima esperamos que vengan más y mejores logros, los cuales puntualizaremos siempre. Lo que hemos hecho es registrar todos y cada uno de sus errores, lo que también seguiremos haciendo profesionalmente. En cuanto al funcionario parásito que se ha aprovechado del sector público y por muchos años lucró a la sombra de DIARIO DE COLIMA (hasta que lo despedí por lisonjear), lo reto a que use su lambiscona pluma para apuntar la mínima crítica al desempeño de quien hizo escarnio en su propia casa hace unos cuantos años, tal y como lo mencioné recientemente en mi columna En solfa. El adulador en mención presume de ser un buen cristiano, cuando en realidad es un perfecto fariseo. (H. Sánchez de la Madrid)”

Aunque no dijo su nombre, lo cierto es que se refería a su ex colaborador, ex amigo pero, también, compadre (a eso no le puede poner ex) Carlos Orozco Galeana, quien por muchos años escribió en el Diario de Colima y sirvió de intermediario para que, como lo narrara el propio Sánchez de la Madrid en una columna, se reuniera con el hoy gobernador Mario Anguiano Moreno, situación que utilizó el señor Sánchez para burlarse de la voz del mandatario y la tos crónica que padece.

Pero yéndonos más hacia atrás, podemos decir que Orozco Galeana no es el único ex colaborador de Diario de Colima que, una vez fuera de esas páginas ataca al director y a sus colaboradores. Quién no recuerda a Armando Martínez de la Rosa, hoy flamante director general del Diario, que golpeaba con saña a Héctor Sánchez en El Independiente, periódico que tronó gracias a la mala administración de su director, y luego en el Ecos de la Costa, desde donde atizó duro contra el Diario.

El caso más representativo es el de Martínez de la Rosa porque, a la vuelta de los años, hoy ocupa el cargo que por muchos años ostentó Héctor Sánchez, y antes su padre Manuel Sánchez Silva. De los demás ex colaboradores del Diario de Colima que lo han vilipendiado en sus medios haría una lista muy extensa que no cabría en estas páginas, pero lo cierto es que eso demuestra que ni la gente que ha trabajado en ese medio le guarda el más mínimo respeto a Héctor Sánchez.

Hay otros periodistas que se han salido de sus medios pero no han criticado a sus ex patrones. Eso se llama respeto. Pero queda claro que al dueño del Diario nadie lo respeta, pues ya es socio el propio Fernando Moreno Peña, aquel al que lo acusaron de violador, de asesino, de narcotráfico, que le inventaron un hijo de una señora que contrataron, entre otras bajezas que le publicaron durante más de diez años.

Hoy comen en el mismo plato.

joomla statistics

Benchmark EmailBenchmark Email