ANTROPISTORIA

¿Cómo se imagina usted su futuro?

Por Raymundo Padilla Lozoya*

Ante la efervescencia de candidatos a los puestos de elección popular, vale la pena identificar, analizar y evaluar las propuestas y promesas que nos harán los aspirantes con respecto a la educación, ciencia, ecología, cambio climático, calentamiento global, vulnerabilidad, reducción de riesgos (naturales y antropogénicos) y prevención de desastres.

De la importancia que los candidatos otorguen a estos temas imprescindibles, dependerá mi voto a uno u otro “suspirante”. Y en caso de omisión de estos asuntos en las propuestas fundamentales, anularé mi voto.

Como muchos, estoy alarmado por las condiciones críticas en que se encuentra la educación en nuestro país, porque la educación es la mejor opción para un progreso digno, armónico y sustentable. Con la ciencia vendrá el futuro y por ello debe haber mancuerna con la política. La prioridad número uno debe ser la ecología, porque sin ella no habrá sobrevivencia. De la educación, la ciencia, la política y la ecología, dependen los temas del cambio climático, el calentamiento global, la vulnerabilidad, la reducción de los riesgos (naturales y antropogénicos) y la prevención de desastres. La educación, ciencia, política y ecología son el origen de nuestras condiciones actuales.

En nuestro sistema la política determina los temas de educación, ciencia y ecología, como lo ha notado la periodista Naomie Kleim. En la educación no debiera haber partidos, sino acuerdos y compromisos nacionales más allá de cualquier grupo. En materia de ecología los comunistas, en su momento, consumieron recursos naturales con tanto entusiasmo como los capitalistas lo hacen actualmente. Y la ciencia capitalista ha privilegiado a grupos y ha excluido a las masas, por lo que no ha logrado mejorar la calidad de vida de millones de personas. Parafraseando a Kleim, es urgente un “nuevo paradigma civilizatorio, que no se base en el dominio sobre la naturaleza, sino en el respeto de los ciclos naturales de renovación y sensibilidad ante los límites naturales, incluidos los límites de la inteligencia humana”.

Citado por Kleim, Chris Horner ha dicho que “el cambio climático es un mensaje, que nos está diciendo que las ideas más queridas por muchas de nuestras culturas ya no son viables. Y estas revelaciones son profundamente desafiantes para todos los que nos criamos en los ideales de la Ilustración del progreso, no acostumbrados a tener nuestras ambiciones limitadas por fronteras naturales”. Por ello la naturaleza es como un enemigo a vencer para muchos funcionarios públicos y políticos, sobre todo para quienes realizan cientos de obras inadecuadas, pero reiteradamente repiten los errores que propician los desastres. Por su parte Andrew C. Revkin, columnista del New York Times argumenta que ante “la realidad de que los humanos estamos causando el calentamiento climático, con resultados potencialmente catastróficos, se requiere una intervención radical del gobierno en el mercado, así como la acción colectiva en una escala sin precedentes”. Y advierte que: “los políticos más ilustrados acerca del clima, son también los más democráticos socialmente”. Por lo tanto, los temas de educación, ciencia, ecología, reducción de vulnerabilidades sociales y prevención de desastres, son determinantes para identificar a un buen político, porque se enfocan en los problemas colectivos fundamentales para el desarrollo de la comunidad.

En estos tiempos no hay lugar para los políticos sin compromisos con la educación, porque de ella dependen la seguridad pública y la calidad de vida. No hay espacio para los políticos que omitan proyectos generales y particulares para rescatar el entorno ecológico y reducir la destrucción del medio ambiente. No hay cabida para quienes limitan al pueblo el acceso a las ciencias naturales y sociales, pues en ellas se encuentran las opciones para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Por lo anterior, el voto no lo debe decidir el peinado del candidato, su terquedad, género o partido, sino los compromisos que aseguren el mejor futuro de nuestra nación. ¿Cómo se imagina usted su futuro?

* Licenciado en Letras y Periodismo, maestro en Historia y doctorante en Antropología en el CIESAS DF. Integrante de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos. Blog: http://raypadilla.wordpress.com/

joomla statistics

Benchmark EmailBenchmark Email